fbpx

96 626 04 84

Región:

Cómo tratar las quemaduras en un barco

Podemos sufrir varios tipos de quemaduras cuando estamos a bordo de una embarcación. Con la información correcta, podremos evaluar la gravedad de la quemadura y manejar bien la situación.

 

Cuando sales a navegar en barco sin la debida protección solar, corres el riesgo de sufrir quemaduras provocadas por la excesiva exposición al sol. Pero además, estando a bordo de nuestro barco podemos sufrir otros tipos de quemaduras que podemos clasificar en tres grandes grupos:

 

 

Quemaduras químicas, provocadas por agentes abrasivos en contacto con nuestra piel o con nuestras mucosas (como los ácidos de las baterías, o los cáusticos o disolventes en las embarcaciones).

 

 

Quemaduras eléctricas que, más allá de la quemadura superficial, pueden afectar a estructuras nerviosas, vasculares o musculares.

 

 

Quemaduras físicas, provocadas por el contacto con una llama o material a alta temperatura (como cafeteras, agua hirviendo, el tubo de escape del motor, etc.).

 

 

Cómo saber si la quemadura es grave y qué nivel de emergencia exige

Saber evaluar con precisión el grado y el porcentaje de superficie quemada de un tripulante, nos permitirá evaluar la necesidad o no de hacer una llamada de emergencia y poder comunicar con precisión el estado del herido.

 

Primero tenemos que conocer el grado de la quemadura, que corresponde a su profundidad, y el tanto por ciento de la superficie de la piel afectada.

 

 

Hay que distinguir entre las quemaduras de primer, segundo y tercer grado:

 

 

Las quemaduras de primer grado afectan a la epidermis y se caracterizan por el enrojecimiento de la zona afectada (sin formación de ampollas). Suelen producirse por una excesiva exposición al sol, y suelen curarse en un período de cinco a diez días.

 

Las quemaduras de segundo grado se clasifican en dos tipos: las superficiales, que afectan a toda la epidermis y a partes de la dermis, y las más profundas, que afectan a toda la epidermis y a la dermis hasta la capa basal. Las primeras suelen suelen curarse entre diez y quince días. La curación de estas últimas, al ser más profundas, suele retrasarse un mes o más, y deberá ser vigilada muy de cerca para evitar infecciones.

 

Las quemaduras de tercer grado son las más graves porque abarcan todo el espesor de la piel y se extienden hasta el tejido celular subcutáneo. Estas quemaduras no se curan correctamente y se suele recurrir a injertos de piel para la cicatrización de la herida.

 

 

También hemos de tener en cuenta la extensión de la quemadura, pues una quemadura superficial se puede convertir en grave si es muy extensa. Para evaluar el porcentaje de superficie corporal usaremos la regla de los nueve. La cabeza equivale a un 9%; la cara anterior del tórax, a un 18%; las extremidades superiores, a un 9%; la parte posterior del tórax, a otro 18%; las piernas, un 18% cada una.

 

 

También podemos usar la regla de la mano. La palma de la mano corresponde a un 1% de la superficie del cuerpo. Así que contaremos el número de veces que cabe la palma de nuestra mano en la zona quemada, para saber el porcentaje de la zona afectada.

Mejora tu seguro en 30 segundos

Close Menu
Loading...
Mejora tu seguro